25 oct. 2011

¿ERA UNA RATA O ERA UN RATON?


 Carlos y Alberto eran dos grandes amigos que siempre compartían sus mejores momentos. Lo habían sido desde que prácticamente eran unos niños....

Juntos fueron a la escuela y también a la universidad; su amistad fue tan grande y sincera que compartían casi todo, sus penas y alegrías, sus éxitos y sus fracasos,, en fin, dos amigos por excelencia.-

Un día mientras salían de la universidad, Carlos le dijo a su amigo: Oye Alberto, ¿puedes ver la "rata" que está saliendo por el desagüe del alcantarillado?

Su amigo le contestó: -Si, Carlos, pero no es una rata, es un ratón. Carlos le ripostó: Fíjate bien que la rata está bien grande y su cola también. Alberto le contestó, -No hombre, así son los ratones, lo que pasa es que ese ratón está muy gordo.

Carlos le volvió a decir: -Que ignorancia la tuya, no sabes distinguir entre una rata y un ratón. Alberto le contestó: -Tú eres el terco e ignorante que no sabes distinguir entre una cosa y otra y siempre has querido tener la razón en todo..... acuérdate cuando... bla, bla, bla, bla.. etc.

Total, la discusión terminó a golpes y en el momento más inesperado la amistad había terminado.

Pasaron cerca de dos años que, cuando ocasionalmente se encontraban, no se saludaban ni se hablaban, hasta que un día Carlos tomó la iniciativa y dijo: -Allá está mi buen amigo, iré a saludarle y le pediré perdón por lo que pasó.

Fue donde Alberto y efectivamente, también, éste estaba ancioso por saludar y reconciliarse con su amigo. Bueno, se abrazaron y aprovecharon para ir juntos a comer; después de contarse todo lo que habían vivido cada uno de ellos durante esos dos años que estuvieron enemistados.

Carlos le dijo a su amigo: -Que tonto que fuimos, enojarnos por una rata, a lo que Alberto le contestó si hombre, pero es que no era una rata, era un ratón.

Carlos le volvió a decir, No hombre, era una rata.. y Alberto le respondió, parece que todavía no has aprendido a distinguir una rata de un ratón... te digo que era un ratón... No, no era un ratón, era una rata…... te digo que era un ratón, bla, bla, bla, bla…… Total, se volvieron a liar a golpes y esta vez, la amistad terminó para siempre.

Acaso, ¿no les parece familiar esta historia si la comparamos con nosotros los cristianos? La mayoría estamos fajándonos por términos y conceptos, muchas veces errados y sin fundamentos bíblicos y cada quien piensa que el que está errado es el que está al otro lado de nosotros.

Mientras tanto el mundo se pierde y se decepciona del cristianismo, pues lo hemos convertido en UNA RELIGION MAS.-

El Apóstol Pablo nos dice en 1 Corintios 1:10: “Les suplico, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos vivan en armonía y que no haya divisiones entre ustedes, sino que se mantengan unidos en un mismo pensar y en un mismo propósito”.

!LA PAZ DE CRISTO!
 
By Juan F. Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario