10 oct. 2011

LA MUERTE SERA DESTRUIDA



Apocalipsis 20:14.-

El Apóstol Pablo dice en Romanos 5:12 “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado LA MUERTE, así LA MUERTE pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”.

Dios le puso un precio muy alto al PECADO; lo más terrible que le puede pasar a un ser humano. Pablo dice que “la paga del pecado es LA MUERTE”, y nos da el consuelo más grande que como seres humanos podamos recibir… “mas el regalo de Dios es Vida Eterna, por medio de Jesucristo nuestro Señor”. Romanos 6:23.

Esta es la recompensa para los justos y santos, La Vida Eterna, la cual Dios nos dará, no como algo que merecemos, sino como un regalo. Nosotros no podemos comprar la Vida Eterna, ni la podemos obtener por ser fieles a las obras de La Ley, Jesucristo nos la da por GRACIA, por creer y obedecer su Evangelio.

La Biblia dice que la recompensa de los justos y de los injustos es completamente opuesta la una de la otra. La Biblia dice claramente que LA MUERTE es un enemigo que vino como resultado del pecado, Se ha presentado como un intruso para desviar el plan original que Dios tenía para nosotros, la Vida Eterna en el Paraíso Terrenal.

MUERTE significa la cesación de la vida. LA MUERTE y LA VIDA son dos cosas diametralmente opuestas, dos líneas paralelas que jamás se encuentran. LA MUERTE es el resultado del pecado, y recibir a Cristo como nuestro Salvador, creer en su Nombre y creer y obedecer su Evangelio, resulta en Vida Eterna.-

LA MUERTE es el terror más grande que tiene la humanidad, pero más que todo por la incertidumbre que se tiene de no saber lo que se puede encontrar más allá de esta vida, en “el otro potrero” como algunos hermanos les gusta decir.

LA MUERTE es un enemigo tirano y cruel, que reina sobre la vida de la raza humana, y la mayoría de veces llega lentamente, de una forma sádica, gozándose del dolor que sufren las personas por una enfermedad terminal, como el Cáncer, el Sida, enfermedades renales, cardiovasculares, diabetes, etc. Desdichadamente, todo esto y más, está contemplado en el camino que nos conduce a la paga del pecado, “LA MUERTE”.-

Contrario a nuestro enemigo, el Señor no se complace con aquel que muere, más bien él quiere que todos procedan al arrepentimiento y tengan Vida Eterna. [Ezequiel 18:32; Juan 10:28; 2 Pedro 3:9.- El mundo entero está bajo sentencia de MUERTE y solamente Jesucristo nos puede librar de esa terrible penalidad.

En el Libro a los Hebreos 2:14 Podemos leer que “Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él , también participó de lo mismo, para destruir por medio de LA MUERTE al que tenía el imperio de LA MUERTE, esto es, al diablo...

El Señor le aplicará a Satanás la misma receta que él nos ha aplicado, destruirá a LA MUERTE, con la misma MUERTE. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. 1 Juan 3:8.-

De hecho, el Apóstol Pablo dice que “la muerte es el último de nuestros enemigos que será destruido. 1 Cor. 15:26; y el Apóstol Juan lo confirma en el Libro de Apocalipsis diciendo que LA MUERTE y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Apoca 20:14.-

Pablo dice que el que muere en Cristo Jesús, DUERME y despertará en la resurrección de los santos. [1 Tesal. 4:13-14]. Dicho de otra manera, los justos pasarán por un estado temporal, un estado de letargo, dormidos, hasta que en el día del arrebatamiento despierten para VIDA ETERNA. Los demás muertos serán resucitados para comparecer ante el juicio del Trono Blanco. Apoca 20:13 y serán juzgados según sus obras.

Los justos recibirán la Vida Eterna, pero los injustos, todos aquellos que sus nombres no fueron encontrados escritos en el Libro de la Vida, serán lanzados al Lago de fuego. El Apóstol Juan le llama “LA MUERTE SEGUNDA” Apocalipsis 20:14-15.-

Nuestro gran consuelo, son las palabras del Apóstol Juan que dice: “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; Y YA NO HABRA MUERTE, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Apoca 21:4-5.-

Así que gozosos cantaremos lo que ya hemos cantado en la tierra: ¿Dónde está Oh MUERTE tu aguijón, dónde sepulcro tu victoria que no pudiste retener al Cristo de la Gloria? ni a nosotros tampoco. ¡Oh Gloria a Dios!.

La Paz de Cristo ! 

 By J F
Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario