3 dic. 2011

JESUCRISTO: EL UNICO CAMINO

 La vida de nosotros los seres humanos es un camino que a veces se vuelve demasiado largo y a veces demasiado corto. Nunca sabemos exactamente ni el día ni la hora en que habremos de descansar de ese caminar.

Cuando nacemos, nuestra primera reacción es llorar, pues nos enfrentamos por primera vez a un mundo totalmente desconocido; o a lo mejor como protesta contra nuestros padres, por habernos traído a un lugar que quizás no deseábamos estar.

Para muchos padres somos alegría al nacer, para otros somos uno más de sus problemas y no faltarán aquellas madres que en un determinado momento nos quisieron abortar antes de que naciéramos.-

Algunos nacemos en un pesebre humilde mientras otros nacen en cunas de oro, pero igualmente habremos de caminar por dos únicos caminos: El “ancho” y espacioso que nos conduce a la perdición, o el “estrecho” y pedregoso que nos llevará a la vida eterna.-

De esa manera empezamos a dar los primeros pasos por ese camino que nos conduce a la eternidad. Si no somos instruidos en nuestro camino, probablemente elegiremos el que más nos agrade aunque sea el que menos nos convenga.

Ese camino donde al comienzo todo se ve agradable, nos sentimos cómodos caminando al lado de nuestros amigos y junto con ellos comenzamos a probar las cosas que el mundo ofrece, empezamos a llamarle bueno a las cosas malas y terminamos desechando las cosas buenas.

Unas de las cosas que más admiro de la Biblia es su infalibilidad. El escritor del libro de los proverbios dijo: “Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte. Proverbios 16:25; y no se equivocó, pues es exactamente lo que nuestros ojos ven en la juventud actual y en los adultos.

Ellos van caminando por la senda equivocada, a veces confiando ciegamente en su religión y desechando al único que puede darnos la vida Eterna en el reino celestial.

Todo está fríamente calculado dentro del plan que Dios trazó para alcanzar al hombre y poder salvarlo del juicio de condenación eterna. El proverbista aconseja diciéndonos: “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. Proverbios 22:6.-

Aquí está la respuesta para el el dilema que el hombre necesita resolver en su caminar y peregrinar por esta tierra, antes de llegar a su meta final.-

La Biblia dice que el que es instruido hallara calzada y camino, llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por él, sino que Jesucristo mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará. Isaías 15:8.-

El Señor, por medio del profeta Jeremía, nos dice que “nos paremos en los caminos, y miremos y preguntemos por las sendas antiguas, para poder distinguir y elegir el buen camino, para que andemos en él, y al fin poder hallar descanso para nuestra alma. Jeremías 6:16.-

¿Y cuál es esa Senda Antigua? ¿Cuál es ese Camino? No hay otro, el Señor Jesucristo dice que él es EL CAMINO, la Verdad y la Vida [Juan 14:6]; y en el estamos completos, no necesitamos a nadie más. Col. 2:10. ¡Aleluya!

Cuando desde jóvenes aprendemos a caminar por esa Senda Antigua, las probabilidades de sobrevivir a las múltiples tribulaciones son muy altas.

Por eso el proverbista les dice a todo jóven de este planeta: “Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento;
Eclesiastés 12:1.- ¡VIVE TU VIDA PARA CRISTO Y TU CAMINAR SEA EN EL!

¡Gracia y Paz sean añadidas a tu vida!

By Juan F. Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario