7 nov. 2011

¿ESTA DIOS SATISFECHO CON NUESTRO TRABAJO?



Un hombre estaba hablando desde una cabina telefónica, con una señora, mientras otra persona escuchaba su conversación que era de esta manera:

-!Aló! ¿Hablo con la señora Medina? La otra persona que escuchaba la conversación, por deducción supuso que la respuesta habia sido SI.-

El hombre que estaba haciendo la llamada dijo: -Señora Medina, ¿necesita usted un chofer, que sea puntual, esté bien presentable, que sea responsable y cuidadoso al manejar y que además lave el coche, le dé el mantenimiento adecuado y que esté disponible el tiempo que sea necesario para que usted esté siempre contenta con él?

La respuesta. Al otro lado de la línea fue: ¡No señor, en este momento no necesito chofer, pues ya tengo uno.

El hombre del teléfono volvió a preguntar: -Pero…. ¿Está usted segura que está contenta con el chofer que tiene?

La señora respondió: -¡Contentísima! Creo que si algún día deja de ser mi chofer, jamás podré encontrar a alguien como él.-

Finalmente el hombre de la llamada telefónica dijo: -¡Está bien señora Medina, muchas gracias por su tiempo.-

La otra persona que estaba escuchando la conversación, inmediatamente le dijo: -No te quiso dar el trabajo ¿Verdad?.

A lo que el hombre del teléfono le respondió: -No, yo no estaba tratando de conseguir trabajo, porque ya lo tengo. Solamente quería saber si mi patrona estaba contenta con mi trabajo, pues ¡YO SOY SU CHOFER!

Nosotros también debiéramos de hacer lo mismo, preguntándole al Señor Jesús si está contento con nuestro trabajo. El rey David tiene una de las expresiones mas conmovedoras cuando dice, en el Salmo 139:23-24: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.

¡La Paz de Cristo!
 
By Juan F. Roa
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario