7 nov. 2011

LOS DOS AMIGOS


 Esta es la historia de dos amigos que se conocían  desde que estaban en la escuela primaria. Se habían separado para estudiar carreras distintas y al final, uno terminó siendo abogado y el otro pastor de una congregación.

La amistad entre ellos volvió a florecer y comenzaron a compartir momentos gratos, principalmente los fines de semana, en compañía de sus esposas e hijos.-

En una ocasión el pastor junto con su familia fue invitado, por su amigo el abogado, a pasar un fin de semana en una residencia que tenía en el campo, Durante el día salían a bañarse en el río y aprovechaban para divertirse pescando; y por las noches solían escuchar música, ver la tele y conversar-

Durante la última noche de aquel fin de semana, el abogado le dijo al pastor: -He estado deseando hacerte una pregunta: ¿Crees realmente en lo que dice ese Libro que siempre llevas contigo, La Biblia? ¿Crees realmente que existe el infierno, al cual van los que no creen en Jesús? ¿Crees en lo que predicas?

El Pastor le respondió: -!Seguro que creo! ¿Por qué me lo preguntas?

El abogado inmediatamente le respondió: -Pues a mí me parece que NO lo crees y todo lo haces como una profesión, algo que tú escogiste como “una manera de vivir” y asegurar el futuro de tu familia. ¿Sabes por qué lo digo? Porque esa es la impresión y el concepto que me he formado de ti; hemos pasado mucho tiempo juntos y nunca me has dicho ni media palabra acerca de lo que tú dices que crees.

-Si de veras creyeras en lo que dice la Biblia y lo tocante al infierno, y siendo yo tu mejor amigo, pienso que no desearías que al morir vaya a ese horrible lugar, o ¿sí?.-

El pastor al quedar avergonzado ante su amigo, no tuvo otra excusa que pedirle perdón por no haberle hablado NUNCA de Cristo como su Salvador.-

Así como este pastor hay muchos, que andan más interesados en los deleites del mundo y las cosas materiales, que por las almas que día a día se pierden.

Jesucristo dice: “…el buen pastor su vida da por las ovejas. Mas el asalariado, …ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas”. Juan 10:11-12-13.-

!La Paz de Cristo!
 
By Juan F. Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario