18 nov. 2011

HAY TERMINOS O PALABRAS FACILES DE CONFUNDIR


 Una mujer que era ciega de nacimiento fue de visita a una iglesia cristiana, Cuando llegó, ya el sermón había comenzado. El mensaje de esa mañana era <la mies es mucha y los obreros pocos>.

Unos minutos antes de que la mujer que era ciega llegara, el predicador estaba diciendo que la cosecha estaba ya casi lista y que solo faltaba segarla, [levantar la cosecha].-

En el preciso momento que la mujer ciega se estaba acomodando en su asiento, el predicador muy emocionado dijo: -¡Hoy todos tenemos que lanzarnos a la SIEGA!.-

La mujer ciega inmediatamente se puso de pie y comenzó a tirar bastonazos a diestra y siniestra gritando: -¡El que me ponga una mano encima le parto la cabeza!

Igualmente, así como es de fácil confundir la palabra SIEGA con la palabra CIEGA, las religiones fácilmente confunden los términos bíblicos y les dan otra interpretación. Por ejemplo: Pablo dice que por gracia somos salvos por medio de la fe; y esto no de nosotros, pues es don de Dios; no por <OBRAS>, para que nadie se gloríe. Efesios 2:8-9.- Sin embargo Santiago 2:17 dice que La Fe sin OBRAS ESTA MUERTA.

Si se interpretan los términos con el mismo significado, parecería que Santiago esta contradiciendo lo que Pablo dice, pero si distinguimos bien por el contexto tanto lo que dice Pablo como lo que dice Santiago, veremos que son dos conceptos diferentes. Pablo se está refiriendo a las OBRAS DE LA LEY, [que no son de Fe, porque la Ley no es de Fe Gálatas 3:12], En cambio Santiago se está refiriendo a las OBRAS DE LA FE, de lo que no se ve y de OBRAS DE CARIDAD, del amor al prójimo y no a las obras de la ley. Pablo dice SIEGA y Santiago dice CIEGA. Dos cosas completamente distintas.-

¡La Paz de Cristo!
 
 
By Juan F. Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario