26 jun. 2012

EL SIERVO DE CRISTO ESTA PARA SERVIR Y NO PARA SER SERVIDO

Un verdadero siervo, como su palabra lo define, es aquél que esta puesto y dispuesto para servir y no para ser servido.- Jesucristo busca a personas abnegadas que estén dispuestas a servir con humildad, con altruísmo, dedicación, amor por los enfermos y los esclavos del pecado, que no busquen el reconocimiento, la fama, su propia gloria y las riquezas del mundo.

La obediencia y devoción al Rey de reyes y Señor de señores, son los ingredientes que identifican la personalidad del verdadero siervo de Cristo, cuya labor principal es su dispocisión a proclamar la salvación eterna mediante el sacrificio que hizo Jesucristo en la cruz para redimir los pecados de todo aquél que en El cree.

Jesucristo no estimó el ser igual a Dios sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de SIERVO, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. (Filipenses 2:7-8).

"El no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos". (Mateo 20:28).-

El Apóstol Pedro dice que Jesucristo nos dejó sus huellas para que sigamos sus pisadas. (1 Pedro 2:21).-

El Señor conociendo lo que estaba ocurriendo "YA" entre sus discipulos (Mateo 20:20-22); y conociendo de antemano lo que habría de acontecer en relación a la predicación del evangelio le dijo claramente a sus discípulos:

"Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro SERVIDOR, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro SIERVO"; (Mateo 20:25-27).

El Apóstol Pedro también de antemano aconsejó a los pastores diciéndoles: "Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto". (1 Pedro 5:2)

Sin embargo algunos líderes congregacionales, que se hacen llamar "grandes siervos de Dios", hacen lo contrario y ven a sus ovejas como objetos financieros de su propiedad, se enseñorean y ejercen sobre ellas sus señoríos"

Muchos hermanos ya no son ignorantes de los anomalías que se cometen cada día en sus congregaciones y aunque algunos tienen el "don de discernimiento" que los capacita para saber distinguir entre los ministerios de los verdaderos SIERVOS de Dios y los falsos, prefieren seguir allí. Bueno, pero, como dice el refrán: "El que por su gusto muere, que lo entierren parado".

!MARANATHA- CRISTO VIENE!

 By Juan F. Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario