28 jun. 2012

NO SE UNAN EN YUGO DESIGUAL CON LOS INCREDULOS

Una pregunta muy pertinente y que de tiempos en tiempos siempre se hace es: ¿Es correcto que un cristiano sea novio o se case con una persona no cristiana? En vez de basarnos en las experiencias de uno o de otro, debemos ver que es lo que la Biblia dice, y cuáles son los efectos de la decisión incorrecta.

El Apóstol Pablo, en 2 Corintios 6:14-17 nos introduce al presente tema, diciendo: "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?

¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque <vosotros sois el templo del Dios viviente>, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo".

¿Por qué Pablo aconseja esto? Porque cuando una persona que es creyente se une a un incrédulo o idólatra, las probabilidades de que el creyente se salga del redil son muy grandes. Un buen ejemplo de lo que Pablo advierte es el de Salomón.

En 1 Reyes 11:1-13, podemos leer parcialmente esta historia: "Pero el rey Salomón amó, además de la hija de Faraón, a muchas mujeres extranjeras .... gentes de las cuales Jehová había dicho a los hijos de Israel: No os llegaréis a ellas, ni ellas se llegarán a vosotros; porque ciertamente <harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses>. A éstas, pues, se juntó Salomón con amor..... y sus mujeres desviaron su corazón.

Y cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos, y su corazón no era perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de su padre David. Porque Salomón siguió a Astoret, diosa de los sidonios, y a Milcom, ídolo abominable de los amonitas. E hizo Salomón lo malo ante los ojos de Jehová, y no siguió cumplidamente a Jehová como David su padre.

.... Y se enojó Jehová contra Salomón, por cuanto... le había mandado acerca de esto, que no siguiese a dioses ajenos; mas él no guardó lo que le mandó Jehová....

El gran error de Salomón fue haberse unido a yugos desiguales, desobedeciendo lo que Dios le había mandado que no hiciera y las consecuencias fueron que sus mujeres le apartaron su corazón que nunca más anduvo conforme al corazón de Jehová.-.

Como consecuencia de este pecado, la ira del Señor se levantó contra Salomón, quitándole parte de su reino y mostrando su completa desaprobación a este tipo de unión.

Es por esta razón que Pablo dice en 2 Corintios 6.14: “No se asocien íntimamente con los que son incrédulos”. En otras palabras, ‘no se sometan a una relación donde una persona que no teme ni adora a Dios tiene influencia sobre sus decisiones morales y sus actividades espirituales, como el noviazgo y el matrimonio’; porque las probabilidades de separación o de divorcio son muy grandes.-

La debilidad de Salomón es la misma de muchos en nuestros días. Un hombre que tenía todo, pero que lo echó a perder por casarse con personas que no temían a Dios. Que esta no sea su historia. Espere en Dios, confíe en Dios, y no confíes en tu propio corazón. Espere por alguien que tema a Dios sobre todo, y construya una relación con la bendición de nuestro buen Padre.

!SHALOM BERAJOT!

By Juan F. Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario