8 ago. 2012

LOS MENTIROSOS NO HEREDARAN EL REINO DE DIOS

Tal parece que en estos tiempos la mentira y los mentirosos están por todos lados; es que, por naturaleza, sin que nadie nos enseñe, aprendemos a mentir y más aún con el ejemplo que encontramos en nuestros padres y en la sociedad.
Que feo es que le digan a uno mentiroso(a). Mentir es decir todo lo contrario a la verdad. Es crear una imagen falsa de lo que realmente son las cosas. ¿Que podemos hacer?, pues, miente el rico, miente el pobre, miente el laico, el político, el gobernante, el médico, el pastor, el sacerdote, el feligrés, el padre, la madre, el hijo, en fin, la sociedad entera que se ha acostumbrado a las mentiras blancas o piadosas y a las mentiras negras o venenosas, que hasta el que las inventa se las cree.-

Muchas veces mentimos para no ofender, para no deprimir a una persona, para no causar dolor, para salvar algo que está a punto de perderse, o a alguien que está a punto de morir, o simplemente para sacar provecho de cualquier situación. En algunos casos se obtienen resultados positivos, pero la mayoría de veces causan más daños que beneficios.-

Hay personas, (y estoy hablando de cristianos), que les encanta <la mentira>, pero no quieren darse cuenta de que una vez que se ha instalado el hábito de mentir es muy difícil salirse de él. En el libro de Proverbios 19: 5 leémos: “El testigo falso no quedará sin castigo y el que habla mentiras no escapará”.

Pudiera ser que algunos no tomen en serio el texto que acabamos de leer del Libro de Proverbios, pero la amenaza sigue latente, pues, el Libro de Apocalipis la corrobora diciendo: “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y <todos los mentirosos> tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”. Apocalipsis 21:8

Puede ser que a la mayoría de los seres humanos, les de lo mismo la mentira o la verdad, pero a nosotros los cristianos, <SI> nos debe importar lo que Dios piensa de la mentira y de los mentirosos, porque "seis cosas aborrece nuestro Dios y aún 7 abomina su alma:

¨Los ojos altivos, <La lengua mentirosa>, Las manos derramadoras de sangre inocente, El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, El testigo falso <que habla mentiras> Y el que siembra discordia entre hermanos". Proverbios 6: 16-17 y 19

Mentira es mentira sea blanca, piadosa o pequeña. Cristo vino y se encarnó para que le conociésemos, pues El es la verdad. El dijo: "y conoceréis la Verdad y la Verdad os hará libres". Decir algo que va en contra de la Verdad es pecado y los mentirosos no heredarán el reino de Dios.-

!SHALOM-BERAJOT!
 By Juan F. Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario