26 ago. 2012

UN MENSAJE PARA REFLEXIONAR

Cuando el Señor Jesús dijo unas palabras que no fueron del agrado de muchos. “Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír?”. Esto equivaldría a decir: <Si el maestro sigue predicando de esa manera, pues, lo más probable es que nos quedemos solos>. (Juan 6:60).
Esto es exactamente lo que está pasando en “la religión cristiana”. La mayoría quiere escuchar solamente mensajes de halagos, buena fortuna, salud, bendiciones, prosperidad, buena familia, profecías de grandes negocios, etc.

¿Y qué hacen los pastores? A ellos, con tal de obtener los beneficios ya de sobra conocidos y de sobra mencionados, les importa un pepino la situación que enfrenta, ya no la humanidad sino su propia congregación ante la amenaza del GOBIERNO DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL.

Tanto en los programas “cristianos” (entre comillas), de la radio y la televisión oímos únicamente acerca de dar dinero (a los pastores y sus organizaciones), con la promesa de que Dios te volverá millonario de la noche a la mañana, porque ellos así lo “decretan o declaran).- “El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos”. Salmos 2:4.

¿Será entonces que en los días finales la Iglesia (¿) será alimentada de leche en biberón únicamente? ¿Ya no hay comida sólida para los creyentes? Muchos son los que ya no les gusta que les hablen de las consecuencias que trae el pecado, de la condenación eterna, a ellos les agrada que le digan que son SALVOS SIEMPRE SALVOS, aunque estén en fornicación, adulterio, roben, maten, aborten, y violen los demás preceptos del Evangelio de Cristo.

Si en tu congregación se complace más al hombre que al mismo Dios, déjame decirte que estas en el lugar equivocado y que tu salvación está en juego. Recuerda que <no hay peor sordo que el que no quiere oír ni peor ciego que el que no quiere ver>.

¡SHALOM-BERAJOT!
 By Juan F. Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario