10 jul. 2012

EL PODER ECONOMICO DEL VATICANO

El letrero que aparece al pie de la foto, dice en forma traducida: ENCUENTRA LAS DIFERENCIAS. Por supuesto que esas diferencias están, [de acuerdo a lo que vemos en las dos fotos], entre el Papa romano y los niños que de aguantar tanta hambre se le cuentan fácilmente las costillas.

El Papa romano, junto con el Vaticano, poseen el PODER ECONOMICO más poderoso del planeta. Para que tengan una idea de lo que digo, si tan solo se subastara el anillo que lleva el Papa puesto en su dedo, alcanzaría para alimentar a miles de niños por varios días.

Algunos me dirán que estoy exagerando y que el anillo del Papa no vale tanto. Déjame decirte que si ese anillo se fundiera y fuera vendido como simple ORO, no valdría tanto, pero solo el hecho de pertenecer al Papa romano, le da un valor incalculable, por el cual, algunos locos coleccionistas, pagarían millones de dólares.

Como un ejemplo les pongo una guitarra que no valía tanto, pero que en las manos de Elvis Presley, llegó a subastarse por millones de dólares. Joyas de Elizabeth Taylor, o los vestidos de la princesa Diana, y otros objetos que solo por el hecho de haber pertenecido a celebridades se cotizan por millones de dólares, etc.

El Papa junto con el Vaticano, son los dueños de la reserva más grande del mundo de Plata y Oro. Ninguna nación en el mundo tiene la capacidad económica, para evitar que su moneda se devalúe o su economía se derrumbe. El Vaticano tiene el Poder para conservar el valor de su moneda y para devaluar a las demás, inclusive las economías de otros países.

Ellos son los dueños de los Bancos más grande del mundo, de la Empresa más grande de Tarjetas de Crédito, compañías de aviación, de electrónicos, automovilísticos, etc.- Si no lo creen, pregúntenle a los que han recibido más de tres mil millones de dólares por demandas ganadas contra el Vaticano, por los abusos sexuales de sacerdotes pediastras.-

¡LA PAZ DE CRISTO!
Del Libro: LA CUARTA BESTIA
Autor: Juan F. Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario