1 jul. 2012

¿A QUIEN QUEREIS SERVIR, A DIOS O A LAS RIQUEZAS?

Hay dos nombres poderosos que son los más populares en el mundo entero: El Dólar americano y el Eurodólar europeo. La humanidad entera vive afanada cada día por obtener a cualquier costo a estos poderosos señores.

En los últimos años los gobiernos más poderosos de la tierra han estado haciendo esfuerzos para unificar a ambas monedas, como parte de los planes del gobierno del Nuevo Orden Mundial, que incluye la implantación del "verichip".-

¿Por qué ellos están tan afanados por unificar el dinero? Porque el dinero tiene su orígen en el nombre de un demonio. Desde antes de los tiempos de la encarnación de Jesús, el dinero ya era considerado como una "divinidad", <un dios>, al que llamaban Mammón, <el dios de las riquezas>.-

Mammón es el mismo que ahora se ha convertido en <el dios de este siglo> el cual <ha cegado el entendimiento (la mente) de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios> , (2 Corintios 4:4).-

Los que le adoran e idolatran son los mismos de ayer y que hoy no creen en nadie más que en él, aunque se disfracen de "cristianos o religiosos". Estos son los que creen que el dinero todo lo compra e ignoran que hay cosas que "mammón no puede comprar.

Jesucristo dejó bien claras las cosas. El dijo: "Dad al César (Mammón) lo que es del César y a Dios, lo que es de Dios". Con el dinero se puede comprar hasta <al mismo César>

Hemos visto como un Banco, cuyo negocio es el dinero, compra a otro Banco, y éste a su vez es comprado por otro aun más poderoso. Mammón no escatima nada con tal de comprar las consciencias de gobernantes, políticos, jueces, policías, pastores, evangelistas, predicadores, sacerdotes, maestros, títulos, etc), aunque jamás pueda comprar a Dios.-

El Señor Jesucristo dijo: <Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. (Mateo 6:24).-

No confiéis en la opresión, ni en el robo pongáis vuestra esperanza; si las riquezas aumentan, no pongáis el corazón en ellas. Salmos 62:10; <porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores>. (1 Timoteo 6:10).-

Ahora, pues, pongámos por obra nuestro temor al Señor Jesús y sirvámosle con integridad y verdad, y si alguno no le parece y prefiere servir a las riquezas antes que a Dios, <yo y mi casa serviremos a Nuestro Gran Dios, Señor y Salvador JESUS>. Josué 24:15.- !Aleluya!

!MARANATHA-CRISTO VIENE!

By Juan F. Roa
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario