9 jul. 2012

EMANUEL: DIOS CON NOSOTROS

Entre los nombres que se mencionan en la Biblia, hay dos considerados como los más significativos. 1-El nombre de YASHUA, que es “el Nombre sobre todo nombre”, una contracción del nombre Sagrado de Dios YHWH: “El que es, y que era y ha de venir”, y la palabra hebrea SHUA: “Salvar”. Aunque el nombre de Jehová, en la traducción bíblica no es correcto, la idea nos muestra que el nombre de YASHUA, también incorrectamente traducido como Jesús, significa: JEHOVA SALVA.-

2-El segundo nombre es EMANUEL, que significa “Dios con nosotros” (Mateo 1:23).- Este nombre nos hace ver que por la FE, tenemos continuamente en nosotros la presencia de un Dios invisible al que nadie ha podido ver jamás, TAL COMO ES.- (Juan 1:18).- Un Dios que nos acompaña en todo nuestro peregrinar por esta vida.

Emanuel nos dijo: “No os dejare huérfanos, vendré a vosotros”. (Juan 14:18). “He aquí yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo. (Mateo 28:20).-

Esto no es una experiencia de un solo día, ¡NOO!, sino la de todos los días de nuestras vidas. Aunque ellas fluctúen entre altos y bajos, eso es natural, pues somos seres humanos imperfectos ante el dolor, las luchas, las pruebas y lógicamente, en esas horas oscuras de nuestras vidas, cuando, muchas veces, nuestra alma se abruma.

Pero no todo es negativo, no todo es oscuridad, Dios nos ha dotado para vivir, también, momentos felices, pero sean buenos o malos nuestros días, podemos tener la seguridad de que EMANUEL está con nosotros. Sentir dentro de nosotros la continua presencia de Cristo es la experiencia más maravillosa que puede tener aquel que ha nacido de nuevo.

Pero, ¿Cómo se llega a esa “experiencia”? Para eso no hay fórmulas ni pociones con palabras mágicas, no hay ninguna droga que nos produzca ese “alucine”, no hay dinero con que comprarla. La única manera es la que todos ya conocemos: Nacer de Nuevo, bautizándonos en el Nombre de Jesús para el perdón de nuestros pecados (Hechos 2:38); tener la línea abierta del teléfono, TODO EL TIEMPO, para comunicarnos con Jesús (la oración), consagrando nuestras vidas a él y perseverando hasta el fin. En otras palabras, tomar la vida cristiana y nuestra salvación más en serio.

Este es el secreto que nos permitirá la experiencia continua y gloriosa de tener siempre a EMANUEL: DIOS CON NOSOTROS.-

!SHALOM BERAJOT!- !MARANATHA- CRISTO VIENE!
 By Juan F. Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario