5 jul. 2012

PERTENECEMOS AL OTRO JESUS, EL QUE RESUCITO

Muchos cristianos todavía ven, todos los años, a Cristo naciendo en un pesebre, con una vaquita y un burrito al lado, ven a los reyes magos que llegan a visitarlo llevándole regalos; otros ponen un arbolito con luces de todos los colores y hasta un santa Claus han inventado, para supuestamente celebrar el nacimiento de Cristo.

Otros lo ven todavía orándole al Padre, pidiendo de comer y de beber, durmiendo sobre la barca, cargándolo, cada año, sobre sus hombros, como un muñeco de yeso o madera, siendo abofeteado, torturado y masacrado en la cruz del calvario, sacrificándolo todos los días por medio del conjuro de un sacerdote, mediante la misa, comiendo y bebiendo supuestamente Su Carne y Su Sangre.

Sobre esto último, ¿alguno se habrá preguntado: qué Carne y que Sangre se come y se bebe, si el Cuerpo de Jesús desapareció y terrenalmente no existe, pues su tumba esta vacía?

Jesucristo resucitó y su Cuerpo fue llevado al cielo (Hechos 1:11), y está sentado en el único trono establecido, (Efesios 1:20), dentro del cual habita corporalmente toda la plenitud de la deidad. (Colosenses 2:9).-

El Apóstol Pablo dice en Romanos 8:3 que "Dios, PRIMERAMENTE, envió a <su Hijo> en semejanza de "carne de pecado" y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne"; pero que a ese Hijo que fue enviado y conocimos en "semejanza de Carne" ya no lo conocemos así. (2 Corintios 5: 16).-

Pablo nos está diciendo que <ya no somos de Jesús de Nazaret", el que nació del vientre de María, el que creció como cualquier ser humano, el que sintió hambre frío, cansancio, lloró, descansó. oró y finalmente murió.

Ahora somos del OTRO Jesús, el que RESUCITO, (Romanos 7:4), el que es ahora lo que ha sido siempre EL ESPIRITU (2 Corintios 3;17), pues, el Padre ha enviado nuevamente a su Hijo, pero ya NO EN LA CARNE sino en el Espíritu; a los corazones de los que han creído en SU NOMBRE y han sido hechos Hijos de Dios, (Juan 1:12-13), el cual clama: !!ABBA PADRE! (Gálatas 4:6).

Para concluir, Pablo dice que ahora somos Templo del Espíritu Santo, (1 Corintios 3:16); porque el Espiritu del Hijo de Dios, ahora habita en nuestros corazones:

"Mas vosotros no vivís según LA CARNE, sino según EL ESPIRITU, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él". (Romanos 8:9).-

"Así que, hermanos míos, hemos muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, y ahora somos de OTRO, <del que resucitó de los muertos>, a fin de que llevemos fruto para Dios". (Romanos 7:4).-

!SHALOM BERAJOT!

By Juan F. Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario