5 sept. 2011

EL DIA MIERCOLES

La Iglesia Católica, cuya organización, representa al Cuerno ...Pequeño, el que pensaría cambiar los tiempos y la ley [Daniel 7:25]; sustituyó el día Viernes en lugar del Miércoles, que fue realmente el día en que murió y fue sepultado el Señor Jesús.

Veámoslo de acuerdo a las Escrituras: Así como en los Estados Unidos hay un día especial cada año para dar gracias al Señor, el último jueves del mes de Noviembre, conocido como “El día del Pavo” o sea, El día de Acción de Gracias, o por su nombre en inglés: Thanksgiving, los judíos tienen un día especial al que llaman: El Gran Día de Reposo.

La Biblia lo muestra en Juan 19:31: Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo* (pues aquel día de reposo, era de gran solemnidad), rogaron a Pilatos que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.

El día de 24 horas para los judíos comienza a las 6 de la tarde y termina a las 5:59 de la tarde del día siguiente, según el orden en que lo escribió Moisés, [Génesis 1:5], y Jesucristo dijo que permanecería en el sepulcro “tres días y tres noches” así como Jonás había permanecido, dentro del vientre del gran pez. Mateo 12:40.

Si hubiera muerto el Viernes como todos creen y hubiese sido sepultado antes de la 6 pm, de ese mismo día, al finalizar el Sábado Jesucristo hubiera tenido apenas 24 horas dentro del sepulcro. Entre las 6 pm y la madrugada del primer día de la semana, o sea el domingo, Cristo ya había resucitado porque cuando llegaron María Magdalena y las otras mujeres al sepulcro, lo encontraron vacío. No tenía "los tres días ni las tres noches que él había profetizado."

Según la iglesia católica, Jesucristo no estuvo los 3 días ni las 3 noches sepultado en la tumba, comparado con el tiempo que Jonás estuvo dentro del gran pez. Si se hubieran cumplido las palabras del Señor, hubiera resucitado el martes, en el calendario judío, o sea el lunes después de la seis de la tarde. El sábado a las 6 pm, hubiera cumplido un día, el domingo a las 6 pm dos y el Lunes a las 6 pm, tres días y tres noches dentro del sepulcro; [igual a los tres días y tres noches de Jonás dentro del gran pez].

Si el Señor murió el miércoles, como las evidencias lo demuestran y fue sepultado antes de las 6 pm, de ese mismo día, al día siguiente María Magdalena y las demás mujeres no pudieron ir de compras, pues era el Gran Día de Reposo*. Juan 19:31. Así que tuvieron que esperar hasta el viernes para comprar las especies para preparar el ungüento y derramarlo sobre el cadáver del Maestro.

Marcos 16:1-2, nos complementa este suceso, de la manera siguiente: Cuando pasó el día de reposo, (el Gran Día Solemne de Reposo* en el día Jueves), María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle. Esto ya fue el Viernes cuando fueron a comprar las especies aromáticas para prepararlas ese mismo día, porque al día siguiente era el Sabath corriente, el regular, el de todos los Sábados, pero guardado con celos por la Ley de los judíos.

En ese día, nadie podía comprar o vender, ni trabajar, porque violaba La Ley. Pero al día siguiente, “muy de mañana, el primer día de la semana, (el Domingo), vinieron al sepulcro, ya salido el sol, pero ya no estaba El Señor Jesús en el sepulcro, porque había resucitado”. Mateo 28:1.

Entonces, si el día Miércoles antes de las seis de la tarde, Jesucristo fue sepultado, al finalizar el Gran Día Solemne de Reposo (El Jueves), a las cinco y cincuenta y nueve minutos de la tarde, se cumplió el primer día.

El Viernes a las cinco y cincuenta y nueve minutos de la tarde se cumplió el segundo día.

El Sábado después de terminar el día de Reposo (El Normal), o sea, a las cinco y cincuenta y nueve minutos de la tarde, se cumplieron los tres días y las tres noches.

Entre las primeras horas del primer día de la semana, (Domingo), RESUCITO JESUS DE NAZARET ¡Aleluya! El Señor Jesucristo dijo: El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Marcos 13:31.

El dijo que como Jonás estuvo en el vientre del pez, así mismo él iba a estar tres días y tres noches en el sepulcro. Fueron tres días y tres noches, como él lo profetizó.

¡La Paz de Cristo!
Tomado del Libro:
LA CUARTA BESTIA
Autor: Juan F. Roa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario