4 sept. 2011

LA BIBLIA ES LA PALABRA INFALIBLE DE DIOS.-


  Cuando nos dejamos  llevar por las emociones, el fanatismo religioso, por lo tradicional, por la imaginación, por lo que dicen nuestros líderes religiosos; cuando ponemos nuestra mirada y nuestros oídos en ellos y desechamos la Palabra de Dios; o cuando especulamos, tergiversamos y torcemos las Escrituras, hacia otra dirección, dándoles otro sentido, otra interpretación, estamos religiosamente vivos, pero espiritualmente muertos.

Nosotros somos seres “falibles” propensos a cometer múltiples errores, y es humanamente aceptable, pues no somos seres perfectos, pero cuando queremos cuestionar la Palabra de Dios, haciendo que parezca una mentira, debemos de tener la plena seguridad de que nos hemos metido en problemas con el Creador del Universo.

Dios nos ha provisto de inteligencia, de imaginación, de creatividad, pero no debemos permitir que estas cualidades desacrediten el mensaje de Dios. Hay temas en la Biblia que nos hacen usar la imaginación, sobre todo los que se refieren a los escatológicos de difícil interpretación; pero también hay otros temas en los cuales Dios habla a través de los escritores sagrados, de manera directa, con mucha claridad y de manera específica. Temas que lo único que se necesita es saber leer y entender lo que se lee.

Nosotros, como creyentes que somos, no debemos de ser hacedores de lo que oímos, si esto no está conforme a la Palabra de Dios; lo correcto es hacer lo mismo que hacían los hermanos de Berea, para comparar si las cosas que oímos, [sobre todo, si de doctrina se trata], están o no, de acuerdo a lo que dice la Palabra de Dios. Hechos 17:11.-

Las doctrinas penetran la mente en el silencio, mientras escuchamos a un predicador exponiendo el evangelio. A veces, por el cariño y respeto que le tenemos a nuestros pastores, líderes y maestros, no impugnamos algunas raras enseñanzas, y eso permite que se conviertan en doctrinas, que a la luz de la Biblia, son erróneas.

Con esto no quiero decir que necesariamente TODOS enseñen o prediquen doctrinas erróneas o negativas; pues hay muchos líderes en todas partes del mundo, que están haciendo las cosas como le agradan a Nuestro Señor. Tómese un tiempo para reconocer a esos líderes que usted conoce y que sirven con integridad. Deles las gracias y también ore por ellos.

La Biblia nos muestra a uno de esos líderes del A. Pacto, el profeta Samuel, que <no dejó caer a tierra> ninguna de las palabras con las que Jehová le hablaba; por eso, el pueblo de Israel reconocía que él era un verdadero PROFETA DE DIOS. 1 Samuel 3:19-21. La Palabra de Dios NO HA CAIDO A TIERRA; ni debemos de permitir que eso suceda. La Palabra de Dios sigue siendo viva y eficaz, sigue siendo cierta, y el poder de Dios aún está presente en ella.

Por eso es que nunca debemos de justificar nuestra ignorancia o errores culpando a los maestros que nos enseñaron, a los que nos guiaron en nuestros PRIMEROS PASOS de conversión; pues para eso tenemos LA BIBLIA, LA PALABRA INFALIBLE DE DIOS.

No permitamos que los rudimentos con los cuales fuimos enseñados en el pasado condicionen nuestra visión y la forma en que verdaderamente debemos de creer. Para aceptar una doctrina o varias doctrinas, ellas deben de estar acorde con lo que dicen las Escrituras y no a lo que dice la especulación humana.-

El Apóstol Pablo dice que aunque nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior se va RENOVANDO día a día [2 Cor. 4:16]; por eso nos insta a que renovemos el espíritu de nuestra mente, [Efesios 4:23], y NO nos conformemos a este siglo, sino que nos transformemos por medio de la renovación de nuestro entendimiento, para que comprobemos la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Romanos 12:2.-

Nosotros no somos salvos porque conocemos ampliamente las escrituras, ni porque somos doctores en teología, ni porque pertenecemos a tal o cual religión, ni porque somos hijos de pastores, ni porque nacimos en un hogar cristiano, ¿Desde cuándo, el lugar donde nacemos, determina lo que hemos de ser?

El hecho de haber nacido en un establo no quiere decir que necesariamente seremos caballos o granjeros, o si nacemos en un aeropuerto tengamos que ser aviones o pilotos. ¡NO! Somos salvos por la Gracia del Señor, por haber creído y haber obedecido fielmente lo que dice LA PALABRA INFALIBLE DE DIOS.-

El profeta Samuel tomó muy en serio el llamado de Dios. Nosotros también tenemos la palabra revelada de Dios en la Biblia y como Samuel, debemos DE CREERLA, cumplirla Y OBEDECERLA gozosamente.

Entonces, ¿NOS REGIMOS POR LO QUE EL HOMBRE ENSENA O POR LO QUE DICE LA BIBLIA? Debemos leer y estudiar y escudriñar la Biblia para descubrir lo que Élla nos quiere decir.

Cuando le pidamos a Dios que nos revele su voluntad sobre asuntos de los cuales no habla específicamente en su Palabra y son difíciles de entender, también debemos de asegurarnos de que estamos obedeciéndole en aquellos que SI ha establecido con claridad; y sobre todo, no olvidemos que LA BIBLIA ES LA PALABRA INFALIBLE DE DIOS.

!LA PAZ DE CRISTO!
 
By Juan F. Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario