7 sept. 2011

LA FE SIN OBRAS ES MUERTA:



Esta anécdota sucedió en un día soleado y bonito, de ... esos que el Señor hace para que podamos ver mejor sus maravillas, cuando un padre con su hijo decidieron aprovecharlo para ir de pesca.

Llegaron al lugar acomodaron las cosas que llevaban, prepararon las cañas de pescar y lanzaron los anzuelos al río. Mientras estaban a la espera de que “picaran” los peces, al padre se le ocurrió decirle al hijo: Dejemos bien aseguradas las cañas aquí, y vamos y hagamos una fogata, para cuando “piquen” podamos cocinarlos y comerlos, ¿no te parece buena la idea?

El muchacho asintió y pusieron manos a la obra. Mientras el padre preparaba la fogata con piedras del río, el muchacho recogía las ramas secas. En eso estaban cuando de pronto el muchacho dijo: ¡Papá, creo que ya picaron! El papá un poco incrédulo fue a revisar las cañas y efectivamente había un pez en cada una de ellas.

El papá, esta vez asombrado le preguntó a su hijo: Y tú, ¿Cómo sabias que ya habían picado? El muchacho le contestó: Es que estaba ORANDO para que picaran y así fue.

Dejaron nuevamente preparadas las cañas en el río y fueron hasta la fogata y comenzaron a preparar los peces que ya tenían para cocinarlos. En eso estaban cuando el muchacho volvió a decir: ¡Papá, creo que han vuelto a picar! El papá con una interrogante en su cabeza fue a revisar las cañas y efectivamente, otra vez había peces en las cañas. Volvió el papá a preguntarle al muchacho: Y tú, ¿Cómo lo sabías? El muchacho le dio la misma respuesta: ESTABA ORANDO.

Por tercera vez dejaron aseguradas las cañas de pescar y fueron nuevamente a la fogata,y mientras cocinaban los dos peces anteriores, comenzaron a comer y el tiempo fue transcurriendo hasta que el papá del muchacho dijo, esta vez con seguridad: ¡Hijo, creo que ya picaron nuevamente! Pero el muchacho le dijo: ¡No papá, no han picado y no van a picar!

Entonces el papá muy a prisa fue y revisó las cañas y efectivamente NO HABIA peces en ellas. Asombrado le preguntó al hijo: Y tú, ¿Cómo sabías que no había peces en las cañas? El muchacho le respondió: ¡ES QUE ESTA VEZ NO ORE! El padre le reclamó diciendo: ¿Y por qué no ORASTE? El muchacho le contestó: !PORQUE SE TE OLVIDO PONERLE CARNADA A LOS ANZUELOS!.

Santiago 2:17 dice que la FE sin obras es muerta. Los anzuelos para la pesca representan a la Fe, pero si no tienen “la carnada” [obras de Fe], está muerta, no hay pesca. ¡VAMOS ORANDO Y COLABORANDO!

¡LA PAZ DE CRISTO!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario