14 sept. 2011

ORIGEN DE LA MADONA:



Como podemos ver en el estudio: ORIGEN HISTORICO Y MITOLOGICO DE LA TRINIDAD, publicados en el MURO de CRISTO REVELADO, Semiramis, la verdadera creadora de todo este sistema pagano, superó en popularidad a su esposo Nimrod y a su hijo Tamuz, aún en nuestros días.

Babel y Caldea, fueron los lugares en donde se estableció el primer reino del mundo liderados por Nimrod y su esposa Semiramis, quienes vivieron allí después del Gran Diluvio. [Génesis 10:6-11; Miqueas 5:6]. Aunque el nombre de ella no aparece en la Biblia, el Medio Oriente está lleno de sus leyendas mitológicas. Se cree que ella desempeñó un papel muy importante en el desarrollo de los “Misterios de Caldea” que tuvo su comienzo en Babel.

El historiador griego Diodorus, cuenta la historia de Semiramis, recopilada por Will Durant, en su Obra: La historia De La Civilización, Tomo I, Página 267: “Semiramis fue la esposa de Nimrod, al que originalmente ella deificó como "el dios solar", que, según la mitología babilónica, re-encarnó en su hijo Tamuz, siendo heredero del título “dios solar”, conocido también como <Baal>.

El título de Semiramis era “Baalti” que traducido al latín, el idioma oficial de la iglesia romana, como “Mea Domina” y que traducido al italiano, quiere decir “Madona”. Con este título la conocieron los moradores de los pueblos, ciudades y naciones. Lo único que cambió fue el lenguaje con el que se siguió propagando la adoración a la Gran Madona”, cuyos ritos ocultistas idolátricos originados en Caldea, siempre culminaban en sesiones de espiritismo y adivinación. Prácticas ocultistas muy comunes desde entonces”.

Las pirámides, las enormes esculturas de dioses y faraones, el arte y los escritos del antiguo Egipto y lo que han aportado los descubrimientos arqueológicos en América latina, muestran claras evidencian de la gran influencia que tuvo la religión pagana de la “gran Madona” en todas las regiones del mundo”.

“Para el pueblo germano Hertha era la diosa madre, los nórdicos la llamaban Disa, los etruscos Nutria, en la India, Indrani. Para los druidas era la Virgo Partitura, la madre babilónica, en Grecia, era Astarté o Afrodita y Ceres o Irene, la diosa de la paz, con su hijo Plutón.

Para los sumerios era NANA, a la que los romanos, veneraban como Venus o Fortuna y el hijo de ella era nada más y ni nada menos que el grandemente venerado dios falso Júpiter o Zeus, el dios máximo del Olimpo griego. En Asiria. La “diosa madre” es Cibeles y su hijo Deoius”.

“En Babilonia la “diosa madre” es Ishtar, diosa de la fecundidad en los seres humanos, los animales y las plantas, que hacía que todo se procreara y creciera. Una letanía babilónica a Ishtar [La Madonna de Babilonia], rezaba: “Señora de las señoras, diosa de las diosas, exaltada por encima de todos los dioses”. Ishtar fue asimilada por los griegos quienes la nombraron “Astarté”, prototipo de “Afrodita” y por los romanos quienes la llamaban “Venus”, la Diosa de la Fortuna y en Éfeso la “diosa madre pagana” es “Diana, que mostraba todos los atributos de la diosa madre. Información tomada del Libro “La historia de la Civilización”, Tomo I, Will Durant, Páginas 235- 236-244.

! Asombrosamente los mismos títulos dados a “Semiramis”, la mítica Madona, son los que la iglesia romana le ha dado a María! ¿Acaso son puras coincidencias?
Continuará....


¡La Paz de Cristo!
Tomado del Libro:
LA CUARTA BESTIA
Autor: Juan F. Roa
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario