29 sept. 2011

HE AQUÍ OS DIGO UN MISTERIO: ….


1 Corintios 15:51.-

El Apóstol Pablo, bajo la inspiración del Espíritu Santo, nos asegura, nos garantiza que los muertos en Cristo resucitarán primero… 1 Tesal. 4:16; y la pregunta que muchos se hacen es ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán? 1 Corintios 15:35.-

Pablo dice que los cuerpos de los que duermen resucitarán con cuerpos incorruptibles a una forma inmortal. El Apóstol dice que en nuestra nueva forma seremos semejantes al Cuerpo resucitado del Señor Jesús. Filipenses 3:21; tendremos su imagen celestial. 1 Corintios 15:49.-

Nuestro cuerpo mortal corruptible, con sangre y carne, el que tenemos ahora, no puede heredar el reino de Dios. 1 Cor. 15:50; por eso Pablo dice que el cuerpo corruptible de los santos, el de los muertos en Cristo Jesús, que han sufrido descomposición, comido de gusanos, donde solo han quedado huesos o cenizas; resucitarán en una forma incorruptible. 1 Corintios 15:52

La única demanda que hay para poder resucitar es, que primero hay que morir. Lógicamente, la resurrección es para los muertos y este fue un tema conflictivo entre los fariseos que creían en la resurrección y los saduceos que la negaban. Marcos 12:18. El tema de la resurrección era una cosa que ya se discutía desde el Antiguo Testamento.

Sin embargo Pablo dice: “He aquí, os digo un misterio: NO TODOS DORMIREMOS… 1 Cor. 15:51.- Pablo dice que nos está revelando UN MISTERIO. Al usar esta palabra nos está diciendo que nos va a revelar un secreto hasta ese momento desconocido. ¿Cuál ES ESE MISTERIO?

Primeramente Pablo nos habla de que los muertos en Cristo resucitarían primero. La resurrección ya no era un “misterio” porque como dije antes, ya era conocido desde el Antiguo Testamento y el cuerpo, lógicamente, primero debe de morir para poder ser resucitado. El MISTERIO, que Pablo revelo y que probablemente dejó con la boca abierta a las personas de su tiempo, fue lo que dijo, que NO TODOS MORIREMOS.

Pensar que el concepto viejo testamentario era que ni carne ni sangre heredarían el reino de Dios; y ¿Cómo era posible que se pudiera entrar al reino de Dios sin gustar LA MUERTE física? En el Antiguo Testamento, nadie se imaginó que pudiera haber un arrebatamiento masivo de personas VIVAS, hacia el Reino de Dios. 1 Tesal. 4:17.-

Seguramente algunos dijeron, como hay muchos que dicen, que eso es contradictorio, pues si El Viejo Testamento y Pablo dicen que ni carne ni sangre heredarán el reino de Dios, entonces ¿cómo es posible que una persona VIVA, pueda entrar a ese reino privilegiado? Lo mismo han dicho de Jesucristo.

Así como el Cuerpo de Nuestro Señor Jesús fue glorificado, de la misma manera nuestros cuerpos VIVOS, “en un abrir y cerrar de ojos serán TRANSFORMADOS”. 1 Corintios 15:52; y en nuestra nueva forma seremos semejantes al Cuerpo resucitado del Señor Jesús. Filipenses 3:21; tendremos su imagen celestial. 1 Corintios 15:49.-

Este es el GRAN MISTERIO, sencillo de entender para algunos y complicado para otros. Una vez aclarado esto, solo nos resta esperar LA HORA DEL ARREBATAMIENTO.

¡LA PAZ DE CRISTO!

 By Juan F. Roa

No hay comentarios:

Publicar un comentario